top of page
rose fondo ig.jpeg

Soy Terapeuta Holística, Reiki Master (Método Usui Tradicional) y me he formado con la sabiduría de la Kabalah. Recientemente, he finalizado el Sacerdocio en Ceremonias de María Magdalena, cuya iniciación tuve la bendición de recibir junto a un hermoso grupo de mujeres sanadoras. Estudié la doctrina del Espiritismo de Allan Kardec, y actualmente realizo una especialización en Linajes Antiguos.

 

Considerando la dimensión espiritual de la Danza, integro todos estos conocimientos y herramientas en cada una de mis actividades.

En el año 2012, después de vivir ciertas experiencias vinculares que me causaron profundo dolor, significando un antes y un después en mi vida, llegué al camino del Reiki y las flores de Bach. Al poco tiempo de comenzar a tomar las primeras sesiones, un sendero radiante de posibilidades infinitas se abrió ante mí, llevándome a tomar la decisión de formarme yo misma como Reikista, para ayudar a otras personas a encontrar paz y armonía en sus vidas. 

Comprendí la importancia de ahondar en las causas más arraigadas de cada experiencia que se nos presenta, siendo éste, un proceso arduo y complejo, pero el único que vale la pena recorrer para encontrar, finalmente, la puerta de salida hacia nuestra liberación interior y autonomía.

Realicé todos los niveles y la Maestría en Reiki, mientras profundizaba mis conocimientos en el sendero de la Kabalah, que me mostró (y me muestra, porque soy una fiel practicante de los principios de la Kabalah en mi día a día), la importancia de atravesar esta vida, en compromiso pleno y absoluto con el propósito del alma.

Poco a poco, llegaban a mis talleres de Danza, mujeres que buscaban sanar sus heridas ancestrales, en su mayoría, relacionadas con no haber cuestionado jamás sus múltiples mandatos heredados. Me di cuenta de que podía ayudarlas mucho más de lo que pensaba, a partir de mis propias experiencias y con todas las herramientas que había adquirido. Me emocionaba recibir sus testimonios de sanación y liberación a través del movimiento en mis clases, y comprendí entonces, que tenía un llamado a desarrollar y compartir estos dones, que durante toda mi vida había sentido en mi interior, y que debido a múltiples factores externos que parecían querer impedirlo, no había podido desarrollar previamente. 

Comencé a ejercer como Reikista, obteniendo hermosos resultados, tanto en mis talleres de Danza como de forma individual. A esto se sumaban gran cantidad de valiosos materiales bibliográficos que llegaban a mí, causalmente y a través de distintas fuentes, para ampliar mis conocimientos. En la mayoría de ellos se abordaban técnicas para la sanación energética, y la cuestión del cuerpo como un medio para la evolución espiritual, a partir de nuestra comprensión humana como seres integrales (cuerpo, pensamientos, emociones y espíritu), capaces de modificar la realidad, haciendo un uso adecuado y coherente, de cada una de estas dimensiones.

A lo largo de este camino, recibí la bendición de conocer a mis guías espirituales, siendo Santa Teresita de Lisieux y María Magdalena, quienes iluminan con su amor infinito cada uno de mis pasos. Tuve la posibilidad de viajar a Lisieux 3 veces durante los últimos años, para conocer bien de cerca su santidad, purificar mi espíritu en su lluvia de rosas y aprender todo acerca de sus sanaciones y milagros.

Todo esto ha enriquecido profundamente mi propósito, que continúa nutriéndose con la sabiduría de quienes eligen recorrerlo a mi lado.

 

Te invito a que conozcas mis actividades, donde cada una de mis experiencias y formaciones se unen con todo mi amor y agradecimiento al universo, para mostrarte cómo acceder a esa llave de luz única e irrepetible que reside en tu interior, y que abrirá todas las puertas hacia tu viaje de autoconocimiento y liberación.

 

Hemos venido a expandir la luz infinita que en realidad somos: cada cual, a su manera. Encontrarla y compartirla, es tu misión, y mi tarea, guiarte en este valioso proceso.

 

 Ana González Vañek

"Tu viaje exterior puede consistir en un millón de pasos. Tu viaje interior tiene sólo uno..."

 

Eckhart Tolle

bottom of page