top of page
  • Foto del escritorAna González Vañek

LA VOZ DEL CORAZÓN


Ya lo decía la gran Isadora Duncan y, junto a ella, tantas voces que fueron silenciadas a lo largo de la historia: la riqueza del hombre es su alma. ¿Por qué hemos limitado nuestra experiencia de la danza a la incorporación de recursos físicos, técnicos y escénicos, haciendo a un lado la infinita sabiduría que nos habita? Siendo la danza un arte sublime que nos permite acceder a los múltiples registros sensoriales de nuestra humanidad, así como también a la experiencia de la comunicación espiritual, y con la intención de conocer más acerca de los fenómenos que acompañan nuestra existencia corpórea, tuvimos el placer de entrevistar a Aldana Casal, especialista en Espiritismo. En esta entrevista, Aldana comparte con nosotros sus conocimientos acerca de una temática cuyo valor pretendemos rescatar y reivindicar, para contribuir al proceso de cocreación de un nuevo mundo que merece y amerita la experiencia de una danza plena, libre y verdadera, donde cuerpo, pensamientos, emociones y espiritualidad coexistan en toda su inmensidad.



Fotografía - Gentileza Aldana Casal


AGV: -¿Qué es el espíritu?


AC: Podríamos decir que el Espíritu es el principio inteligente del Universo. Tiene como atributo esencial la inteligencia, pero por lo general se confunden el uno y la otra en un principio común, de modo que parecieran ser la misma cosa. El Espíritu es independiente de la materia, pero es necesaria la unión de ambos para que sea inteligente la materia. Los Espíritus pueblan el espacio, constituyen un mundo aparte: el mundo de los Espíritus, que preexiste y sobrevive a todo. Ellos son las almas de los que han vivido en la Tierra o en otros mundos. Generalmente nos formamos una idea falsa de los Espíritus, como seres indefinidos o fantasmas de cuentos. Sin embargo, son seres iguales a nosotros, o mejor dicho, son nuestra realidad después de la muerte del cuerpo físico. Los Espíritus se encuentran en todas partes, los tenemos a nuestro lado influenciándonos y son uno de los poderes de la naturaleza. Cada Espíritu es una unidad indivisible y por difícil que pueda parecer, los Espíritus no tienen fin. Atraviesan la materia y penetran todo, el aire, la tierra, el agua y hasta el fuego.


AGV: ¿Cuáles son las diferencias entre espiritualidad y espiritismo?


AC: El Espiritismo responde a las cuestiones fundamentales de nuestra vida como ser: ¿Quién soy?, antes de nacer ¿Quién era?, después de la muerte ¿Qué seré?, ¿Por qué estoy en este mundo?, ¿Por qué algunas personas sufren más que otras?, ¿Por qué algunos nacen ricos y otros pobres?, ¿Por qué algunos ciegos, paralíticos, enfermos, mientras otros nacen inteligentes y saludables?, ¿Por qué Dios permitiría tal desigualdad?, ¿Por qué hay tanta miseria en el mundo y la tristeza supera la alegría?, ¿Por qué tantos destinos diferentes?, ¿Por qué los malos sufren menos que otros que son buenos?. Son preguntas que todos nos hacemos, al ver tanta desigualdad y tantos destinos diferentes en la vida de nuestro planeta. Allan Kardec creó el neologismo Espiritismo para designar a este nuevo conjunto de ideas, definiéndolo así: «El Espiritismo es la ciencia que trata de la naturaleza, origen y destino de los Espíritus y sus comunicaciones con los hombres». El Espiritismo es al mismo tiempo una ciencia de observación y una doctrina filosófica. Como ciencia práctica, consiste en las relaciones que se establecen entre nosotros y los Espíritus, como filosofía comprende todas las consecuencias morales que derivan de esas mismas relaciones. Ademas, el Espiritismo tiene consecuencias religiosas como toda filosofía espiritualista y por esto mismo toca forzosamente las bases fundamentales de todas las religiones: Dios, el alma y la vida futura, pero no es una religión constituida, debido a que no tiene culto, rito ni templo. A diferencia del espiritualismo no sólo admite la existencia de Dios y la inmortalidad del alma, sino que con pruebas materiales demuestra su existencia y acepta las comunicaciones con los Espíritus.


AGV: ¿Por qué es fundamental comprender la relación entre cuerpo y espíritu?


AC: Me gustaría empezar contándote que es el Alma. Se llama Alma al Espíritu encarnado. Por consecuente, las almas no son más que Espíritus. Antes de unirse al cuerpo, el alma es uno de los seres inteligentes que pueblan el mundo invisible y que se revisten temporalmente con una envoltura carnal para purificarse e ilustrarse. Además del alma y el cuerpo, existe en el hombre un lazo que los une llamado periespíritu. El periespíritu es de naturaleza semimaterial y sirve de intermediario entre el Espíritu y el cuerpo, y esto es necesario para que puedan comunicarse el uno con el otro. Por medio de este lazo, el espíritu obra sobre la materia y viceversa. Por lo tanto podemos decir que el ser humano está conformado por tres elementos:

Cuerpo o Materia: igual al de los animales.

Alma: Espíritu encarnado cuya habitación es el cuerpo.

Periespíritu: sustancia semimaterial que sirve de envoltura al Espíritu y lo une al cuerpo.

El periespíritu está constituido por el fluido universal, que asimila de cada planeta. Cuanto más evolucionado es el Espíritu, más sutil es su periespíritu. Es fundamental comprender la relación entre estos dos debido a que sin ella, el cuerpo material no sería mas que carne y el Espíritu sin la carne no podría evolucionar ni manifestarse.



AGV: Considerando que en los últimos años se habla tanto de la energía como forma de sanación ¿Qué relación existe entre energía y espíritu?


AC: Al elemento material existente en el Universo, debemos añadirle el fluido universal, lo que sería la energía, que hace de intermediario entre el Espíritu y la Materia, al igual que el periespiritu y esto se debe a que la materia es demasiado grosera para que el Espíritu pueda tener acción directamente sobre ella. Sin este fluido universal, la materia estaría en estado perpetuo y jamás adquiriría las propiedades que la gravedad le otorga. La cantidad de fluido vital se agota y puede llegar a ser insuficiente para el mantenimiento, si no se renueva por la absorción y asimilación de las substancias que lo contienen por ejemplo en la naturaleza. El fluido vital o energía, se transmite de un individuo a otro. El que tiene más puede dar al que tiene menos y en ciertos casos restituir la vida que está próxima a concluir. Estamos en una interinfluencia constante entre diferentes seres encarnados y desencarnados, y es sumamente importante saber esto para poder tener conciencia de a dónde y con quién depositamos nuestra energía.


AGV: ¿A qué creés que se debe el silenciamiento social de la espiritualidad siendo que tantas personas a lo largo de la historia dieron cuenta de su existencia?


AC: Hagamos un recorrido por los inicios de la historia que hasta ahora conocemos. Fue Moisés que prohibió al pueblo judío la comunicación con el plano espiritual ¿Por qué? Su prohibición en La Biblia Sagrada, ha servido como argumento de algunas doctrinas para condenar la práctica mediúmnica. Al analizar con profundidad se puede apreciar en primer lugar, que si la comunicación con los Espíritus fue prohibida, es porque ésta era posible. Si se conoce que la ley mosaica ya no está de acuerdo con nuestra época y costumbres, en algunos casos como apedrear a la mujer adúltera, la misma razón puede ser aplicada a la prohibición de la que trata. Además, es preciso considerar los motivos que justificaban esa prohibición y que hoy han desaparecido por completo. El legislador hebreo quería que su pueblo abandonase las malas costumbres adquiridas en Egipto, donde las evocaciones estaban en auge y daban lugar a abusos. En aquella época, había un verdadero comercio con los adivinadores, asociado a las prácticas de magia y sortilegio, que eran acompañadas hasta de sacrificios humanos. La prohibición tenía, quizás, razón de ser. En los días actuales el ser humano ha logrado nuevas conquistas, el progreso se ha hecho debido al predominio de la razón y a la práctica de intercambio espiritual, defendida por el Espiritismo, que tiene otras finalidades como son la moralizadora y consoladora. La práctica de la mediumnidad en el Espiritismo no tiene como meta solamente la producción de fenómenos físicos, destinados a despertar a los incrédulos, el curar enfermedades orgánicas y espirituales. Las actividades curativas, sirven para alertar al ser humano de que él es algo más que materia. Despertarlo para el real sentido de la vida, provocándole modificaciones de orden moral. Frente al mundo terreno, repleto de intereses inmediatos, el hombre busca su felicidad perdiéndose en las ilusiones generadas por la materia. Se desgasta en pasiones transitorias, atentando contra el noble ideal de la vida, que es el aprendizaje y progreso del Espíritu como ser inmortal. La mediumnidad es un medio por el cual los Espíritus superiores presentan nuevos conceptos y horizontes más amplios a las personas. Eso les renueva el ánimo y las esperanzas con relación al futuro. Esclarece que moriremos, que viviremos, que reencarnaremos en otras ocasiones, en una condición social o en otra. El contacto con los muertos nos muestra que, por la acción de la Ley de Causa y Efecto, cosechamos todo aquello que sembramos. Que una vida egoísta y orgullosa sólo conduce al sufrimiento. Creo que a ningún sistema que prioriza la materia y el consumo, como al capitalismo, le interesaría enfatizar sus esfuerzos en dar a conocer una Doctrina que en vez de alienar al hombre, lo libera.


AGV: ¿Qué sucede cuando nuestros cuerpos desaparecen del plano material?


AC: En el momento de la muerte, el alma vuelve a ser Espíritu, es decir que entra de nuevo en el mundo de los Espíritus que había abandonado momentáneamente, sin perder su individualidad que es representada por el periespíritu, conservando la apariencia de su última encarnación. “Si no son ciegos, verán, y oirán, si no son sordos, porque a menudo habla una voz que les revela la existencia de un ser fuera de ustedes”. Los Espíritus informan que la separación del alma del cuerpo no es dolorosa, y a menudo sufre más el cuerpo durante la vida que en el momento de la muerte. Los sufrimientos que se experimentan en el momento de la muerte son un placer para el Espíritu, que ve llegar el término de su destierro. La muerte ocurre después que los lazos que unían alma y cuerpo se separan gradualmente. Con frecuencia, en el momento de la muerte, el alma siente cómo se desatan estos lazos y luego ve el porvenir, gozando anticipadamente del estado de Espíritu.


AGV: ¿Qué entendés por comunicación espiritual?


AC: Los Espíritus ven todo lo que nosotros hacemos, porque nos rodean sin cesar, pero cada Espíritu no ve más que las cosas en las que fija su atención, porque no se ocupan de las que les son indiferentes. Los Espíritus influyen a los hombres tanto en pensamientos como en acciones. Se dice que cuando un pensamiento es sugerido, viene a ser como una voz que nos habla. Los pensamientos propios son en general los del primer instante. Hay Espíritus que se unen particularmente a un individuo para protegerlo, el llamado guía espiritual. La mediumnidad es una facultad existente en los hombres, por medio de la cual los Espíritus desencarnados pueden comunicarse con los Espíritus encarnados. La mediumnidad depende de una organización física más o menos apropiada para manifestarse. Desde que existen hombres, existen Espíritus, y si éstos han podido comunicarse, lo han de haber hecho en todos los tiempos. Las religiones y la Historia así lo confirman. Entendemos con el Espiritismo que todos los hombres son médiums, todos tienen un Espíritu que los dirige hacia el bien cuando saben escucharlo. Que unos se comuniquen directamente con él por una mediumnidad particular, que otros no lo oigan sino por la voz del corazón y de la inteligencia, poco importa, no por esto deja de ser el Espíritu familiar que los aconseja. Ya sea Espíritu, razón o inteligencia, siempre es una voz que responde a nuestra alma y nos dicta buenas palabras, aunque probablemente no la comprendamos siempre. Si escuchamos esta voz interior que nos habla sin cesar, llegaremos a oir progresivamente a nuestro ángel guardián que nos tiende la mano desde lo alto de los cielos. La voz íntima que habla al corazón es la de los buenos Espíritus, y bajo este punto de vista todos los hombres son médiums, y es necesario que lo sepan.-


"Te traigo las voces de los que ya no están. Las experiencias de la vida después de la vida y las evidencias de eternidad. Te invito a hacerte nuevas preguntas que te lleven a reflexionar sobre la manera que tenemos de ver al mundo"



Aldana Casal

Espiritista y especialista en Mediumnidad



IG @aldana.casal


bottom of page