top of page
  • Foto del escritorAna González Vañek

DAR LUZ A LA VERDAD


El sendero trazado por el alma se despliega, únicamente, a través del verdadero amor: aquel que sobrevuela los deseos del mundo material para acercarnos a quienes son capaces de nutrirlo con su sabiduría y recordarnos la verdad que esencialmente somos. El amor espiritual nos enlaza en la eternidad, y en este sentido, sólo puede servir a un propósito trascendente para elevarnos en él. Así es el proyecto Iluminando la vida y la muerte, creado por la Periodista, Comunicadora y Coach española, Raquel Rodríguez, quien descubrió, a partir de sus propias experiencias de vida, el llamado al cumplimiento de una misión de amor infinito. Raquel sostiene que "la vida terrenal es una gran obra de teatro, donde venimos a experimentarnos como seres humanos para poder aprender, comprender y evolucionar hacia lo que realmente somos." No es casual que hoy tengamos la posibilidad de cocrear esta hermosa entrevista, donde la coherencia se enlaza con nuestros respectivos propósitos, y donde las certezas que brotan del conocimiento de nuestra verdadera esencia confluyen como un puente de amor, entre el cielo y la tierra.


Fotografía - Gentileza Raquel Rodríguez

AGV: -¿Cómo describirías el inicio de tu recorrido en este hermoso camino de evolución que es la comunicación espiritual? 


RR: Todo comenzó hace 10 años aproximadamente cuando, después de una crisis personal y profesional, atravesé lo que podemos llamar la noche oscura del alma. Me rendí ante Dios, la vida, la Fuente, como cada uno quiera llamar a la Divinidad, y ahí se me abrió un camino maravilloso de autoconocimiento y de conexión. Empecé a indagar y a investigar para encontrar respuestas: quién era, para qué estaba aquí, de dónde venía y hacia dónde íbamos cuando trascendíamos. La “muerte” era algo importante para mí porque durante toda mi vida había habido una tónica general, que era ver partir a una gran parte de mis seres queridos, y algo en mí, me decía que tanto sufrimiento y dolor tenía que tener una razón de SER. Una vez que paré, sabía que era el momento y la oportunidad que Dios me brindaba para reconocer y comprender todas estas cuestiones. Así, una vez que integré por resonancia todo lo maravilloso que iba aconteciendo en mi vida y toda la gente increíble que se iba cruzando en mi camino, tuve la necesidad álmica de poder comunicarlo y también de que pudieran escuchar a todas aquellas personas que me habían enseñado parte de lo que yo sabía y sentía. Así nació el canal de Iluminando la Vida y la Muerte, y así surgió la posibilidad de formarme con más detenimiento para poder acompañar a otras personas en sus duelos.


AGV: ¿Cuáles son los objetivos principales del proyecto "Iluminando la vida y la muerte"?


RR: Iluminando la vida y la muerte se materializó después de un sueño que tuve, en el que me llegaba el mensaje de que era el momento de emprender este camino, y me dijeron hasta el nombre. Para mí fue una experiencia reveladora, y a partir de ese instante me puse a trabajar para ponerlo en marcha. Uno de los objetivos fundamentales de Iluminando la Vida y la Muerte es poder demostrar a la humanidad que la muerte no existe, que la vida no acaba con la trascendencia, que todos seguimos y que esta vida terrenal es una gran obra de teatro donde venimos a experimentarnos como seres humanos para poder aprender, comprender y evolucionar hacia lo que realmente somos. De esta manera, a través del conocimiento, las experiencias y las evidencias que nos muestran los invitados e invitadas que acuden al canal, podemos abrirnos a nuevas verdades que nunca antes nos habíamos planteado. Otro objetivo importante es poder aliviar el sufrimiento de las personas que están atravesando un duelo por el fallecimiento de un ser querido y que buscan respuestas. Por mi propia experiencia, sé que toda esta información cambia vidas en momentos de mucho dolor, y eso es lo que se pretende llevar a cabo con honestidad, humildad y sobre todo, con muchísimo Amor. El Amor es la energía que nos une, conecta y sana nuestros corazones.


AGV: ¿Por qué es importante que nuestra humanidad conozca el vínculo inherente entre el mundo físico y el mundo espiritual?


RR: Para mí es básico porque se trata de descubrir nuestra verdadera identidad, lo que realmente somos y, sobre todo, que somos eternos, que nada se acaba después del mundo físico y que todos seguimos viviendo. Somos espíritus y venimos de un mundo espiritual. Para poder experimentarnos en este planeta Tierra de tercera dimensión, necesitamos un alma y un cuerpo, pero una vez que acabe nuestra experiencia aquí, volveremos al mundo espiritual, nuestra verdadera casa de la que partimos, y dejaremos este traje que es el cuerpo para seguir evolucionando junto a las demás almas que partieron antes que nosotros. Aquí necesitamos este vehículo llamado cuerpo para aprender, a través de los demás, todas aquellas áreas de nuestra vida en las que tenemos que poner luz y Amor para reconocer nuestra verdadera esencia. Para mí es importante porque desde esta perspectiva, nuestro enfoque de la vida cambia, dado que podemos centrarnos en lo que es realmente importante, sin tantas distracciones.


AGV: A partir de tu propia experiencia ¿Cuáles son los elementos fundamentales en la transmisión de tu propósito?


RR: En mi caso, el Amor, la Humildad y el Respeto, son elementos imprescindibles a la hora de llevar a cabo cualquiera de las tareas que realizo. Cada Ser tiene su proceso evolutivo y no se puede cuestionar ni juzgar nada. Todo tiene su ritmo y todos tenemos que ir aprendiendo e integrando lo que nos va tocando atravesar en cada momento. Para mí, todos tenemos un propósito común, que es descubrir el Amor y la Luz que todos somos, que todos somos iguales, que todos estamos unidos y que todos somos necesarios para nuestra evolución. La toma de consciencia y el autoconocimiento son claves para mirar en tu interior e iluminar todo lo que ocurre dentro de ti sin tener que culpar ni responsabilizar a nadie de lo que acontece en tu vida, sino ser responsable de lo que estás experimentando, para aprender y recordar quién eres. 


AGV: ¿Cómo describirías la repercusión de tu actividad y qué aspectos remarcarías al respecto?


RR: Tengo que decir que me siento feliz y, sobre todo, muy muy agradecida por la repercusión que está teniendo el Canal. He podido ratificar lo que yo creía en el momento de crearlo, y es que la gente busca respuestas tanto para aliviar muchas veces su sufrimiento como para integrar todo aquello que ya sentía en su interior; y gracias a lo que allí se comenta, lo ha integrado con todo el Amor del mundo. Muchas son las personas que dan las gracias por saber que no se equivocaban cuando sentían a sus seres queridos fallecidos; muchas se dan cuentan de que las señales que reciben a diario tienen un sentido más profundo; muchas sienten paz al tener respuestas a sus preguntas. Al final, yo pienso que todo esto nos resuena porque conecta con nuestra Alma: ella sabe cuál es la verdad de todo nuestro camino de vida, y esto hace que sintamos la verdadera unidad que somos. 


AGV: ¿A qué crees que se debe el silenciamiento social de la espiritualidad, siendo que tantas personas a lo largo de la historia, han dado cuenta de su existencia?


RR: Por suerte, pienso que ahora esto está cambiando. Durante muchísimo tiempo hemos estado dirigidos por un sistema opresor basado en el miedo, en el que no te dejaban pensar por ti mismo ni expresarte libremente. Un sistema lleno de distracciones para que no reconociésemos lo que realmente somos: el poder y la luz que realmente tenemos. Pienso que ahora entramos en una nueva era, nuestro planeta asciende a Quinta dimensión y muchas de las estructuras tienen que caer para dar paso a la Verdad. Con respecto a décadas pasadas, ahora mismo, la gente se atreve a dar un paso a la hora de hablar de Espiritualidad, de contar su verdad, su sentir, sus experiencias. Siento que todo está cambiando, todo se va a ir normalizando cada vez más porque esa conexión y evolución es inevitable. Estamos en un momento en que algo mucho mayor que habita en nuestro interior, nuestra fuerza divina, nos está empujando a contar y compartir lo que realmente es y ha sido siempre.


AGV: Considerando los momentos que atraviesa nuestra humanidad ¿De qué manera podría, la comprensión de nuestra verdadera naturaleza, contribuir a la cocreación de un nuevo mundo?


RR: Una vez que comprendamos que somos Amor, conectemos con esa energía -que es nuestra esencia- y actuemos en consonancia con ella, todo nuestro mundo cambiará. Todos somos necesarios; todos hemos venido aquí con un plan álmico de autoconocimiento y de servicio a los demás. Lo importante es que todo lo que realicemos en la vida, lo hagamos con el amor más grande que brota de nuestro corazón, de nuestra alma, porque esa vibración se va a ir expandiendo, y como todos estamos conectados, todos vibraremos en la misma frecuencia, dejando atrás frecuencias más densas que enturbien nuestro camino. Todos somos iguales, venimos y estamos constituidos de la misma energía, de la fuente creadora, Dios, y desde ahí tenemos que actuar. Todo esto se consigue con trabajo interior, los demás son nuestros maestros que nos mostrarán todas aquellas capas, heridas y máscaras que hemos ido construyendo por la necesidad de protegernos porque nos hemos identificado con un personaje (Ego) que quiere sobrevivir. Hemos olvidado la raíz de nuestra esencia, y aquí estamos para volver a reconectarnos con ella.


AGV: ¿Qué entendés por comunicación espiritual?


RR: Para mí, la comunicación espiritual se da en cualquier situación cuando nos comunicamos desde nuestra esencia de Amor, desde nuestro Espíritu. La comunicación espiritual puede darse en tu día a día con todas las personas que se cruzan en tu camino y atiendes con amabilidad y respeto, iluminando su vida y la tuya. La comunicación espiritual se da con todos los seres cuando conectas con tu espíritu, estén en este plano, o hayan trascendido. Este es el caso de las almas de nuestros queridos que ya volvieron a casa, nuestros guías, nuestros seres de luz, nuestros maestros… todos ellos están en el plano espiritual, nos escuchan a cada momento y nos dan infinidad de señales. Con respecto al plano espiritual, hay personas que no creen en esas comunicaciones porque no pueden verlos, escucharlos o sentirlos, pero siempre se establece esa comunicación espiritual, y así nos lo hacen saber todas aquellas personas que sí tienen más desarrollada esa capacidad de escucha, y nos dan evidencias de ello. Por eso, es muy importante elevar nuestra vibración, para que esa comunicación espiritual se pueda dar de manera más directa con ellos. Sé que llegará un momento en que podremos sentir sus caricias, que un escalofrío nos recorra el cuerpo en señal de confirmación de que están a nuestro lado, o incluso, que vengan a visitarnos en sueños para decirnos que están mejor que nunca, que nos acompañan, que nos volveremos a encontrar y, lo más importante, que nos aman y nos amarán eternamente.-


 

Visita AQUÍ el valioso trabajo de Raquel Rodríguez y síguela en sus redes sociales:



Comentários


bottom of page